lunes, 31 de enero de 2011

También la lluvia


Bolivia es el escenario de la última película de Icíar Bollaín. Con guión de su compañero Paul Laverty, colaborador habitual en la escritura de las películas de Ken Loach, Icíar Bollaín se embarcó en una película con estructura de superproducción, con muchos planos rodados en campo abierto y numerosos extras. La película cuenta las vicisitudes de un equipo de rodaje internacional que se desplaza a Bolivia para rodar una película sobre los primeros años de la conquista de América. La historia se desarrolla en dos planos: el pasado, plasmado en el desarrollo del guión de la película, que se centra en la llegada de Colón y quienes le siguieron y la inmediata puesta en marcha de un sistema de explotación de los indígenas, y el presente, en el que se narran los problemas con los que debe lidiar el equipo de rodaje. Las dos historias paralelas tienen conexiones evidentes y llevan a concluir que, a pesar del tiempo transcurrido, los abusos siguen existiendo y que la única forma de intentar escapar es la resistencia. El trasfondo del rodaje de la película es la llamada “guerra del agua”, que emprendieron miles de habitantes de la ciudad de Cochabamba contra la intención de la multinacional Bechtel de privatizar el suministro de agua y subir los precios de forma unilateral. Los miembros del equipo de rodaje, encabezados por Luis Tosar como productor y Gael García Bernal como director, se encuentran ante el dilema de mantenerse al margen o tomar partido. Éste es, en mi opinión, uno de los aspectos más interesantes de la película: la dicotomía entre la pose pública y los actos a la hora de la verdad. También el choque del idealismo fácil con la dificultad del compromiso y las contradicciones entre las bienintencionadas obras que apelan a la justicia social y los métodos utilizados para llevarlas a la práctica. De entre todos los actores sobresalen dos especialmente: el inconmensurable Luis Tosar y el gran Karra Elejalde.

La película tiene una dedicatoria inicial a Howard Zinn, historiador estadounidense fallecido el año pasado. Dedicó muchos de sus libros a contar la historia de los más desfavorecidos y olvidados en su país.

Críticas sobre También la lluvia


Más sobre la "guerra del agua" en Bolivia: 

Más sobre Howard Zinn: 

No hay comentarios: