lunes, 28 de febrero de 2011

Servidumbres que delatan



Dos viñetas sobre el precio a pagar por mantener buenas relaciones con regímenes de dudosa legitimidad. Hoy Zapatero en Qatar y los E.U.A., ayer el rey con los "demócratas" de Kuwait o de Arabia Saudí, hace unas semanas Bono con Obiang, hace unos años Aznar con Gadafi... Las fotos dejan testimonio de las servidumbres del poder y de las falsas declaraciones a favor de los derechos humanos y la libertad. Que no traten de engañarnos. Lo que de verdad domina las relaciones internacionales es otra cosa. 

viernes, 11 de febrero de 2011

Lo que es y lo que parece


Aparentemente la "revolución" ha triunfado en Egipto. La continuidad en las protestas desde hace tres semanas ha llevado finalmente a la dimisión de Hosni Mubarak. Se ha desatado la euforia popular y parece que se abre una nueva etapa en Egipto. Pero ¿qué ha cambiado? ¿Por qué finalmente Mubarak ha dejado el poder? Todo apunta a que la solución adoptada ha sido resultado de un calculado plan con numerosos actores, entre los que no se encuentra el pueblo egipcio. El Ejército y Omar Suleimán se hacen cargo del poder, con lo que los cambios pueden limitarse a la sustitución de unos nombres por otros. La situación queda en manos de los mismos que la han controlado desde hace décadas. Un cambio de caras no garantiza las transformaciones que la población demanda. Tal vez contribuya a apagar los incendios desatados que han producido una vertiginosa escalada del precio del barril del petróleo, el cierre del canal de Suez al tránsito de mercancías y la inquietud israelo- estadounidense. Todas esas escenas retransmitidas en tiempo real por las televisiones me han recordado a las imágenes de la caída del muro de Berlín o las manifestaciones contra Ceaucescu en Rumanía. También se consideraron revoluciones, pero al final lo único el poder se quedó en las mismas manos de quienes lo habían ostentado durante décadas, que se subieron a la ola de la historia y ocuparon posiciones estratégicas mientras la gente veía cómo se frustraban sus esperanzas de cambio.