martes, 22 de marzo de 2011

Hoy, ahora y siempre


Aunque algunos de los avances de la humanidad se consiguieran de forma sangrienta, otros no menos significativos se lograron mediante la resistencia pacífica. Las guerras las declaran los poderosos, poniendo por delante sus intereses más o menos evidentes, pero las sufren las poblaciones civiles. Prefiero ser pacifista trasnochada, como calificaba Javier Valenzuela hoy en El País a los contrarios a la "intervención militar", que respaldar el uso de la violencia. 

1 comentario:

Cristina dijo...

Estoy contigo al respecto: hoy, ahora y siempre.La violencia será hasta el final la derrota de los mejores valores humanos y la pérdida de la razón.